Seleccionar página

Conocer los diferentes puntos de vista de una persona de sistemas y la de un desarrollador te hacen comprender el por qué la existencia de esta rivalidad tan absurda e improductiva. A esta tontería le he llamado Desarrolladores vs Sistemas

La visión de sistemas

Estás un sábado por la mañana tranquilamente con tu familia planeando el típico día familiar de familia: comprar al mercado, visitar familia, deporte o paseo por el parque. De repente recibes un mensaje en el móvil de una alamar con caída de sistema. A los 10 minutos te llaman desde la fábrica y te dicen el típico: «El programa no arranca». Le dices a toda la familia que se esperen un poco antes de salir de casa que tienes un follón en el trabajo y te arremangas con el ordenador. Los primeros indicios indican que uno de los servidores echa humo y que no tiene tiempo ni siquiera de procesar tu acceso remoto. Finalmente consigues entrar y comienzas a ver procesos matas algunos para ver qué pasa y poder analizar la situación. Después de una hora y media con tu pareja y los niños mirándote con cara de circunstancia logras estabilizar el sistema. Sin embargo a los 5 minutos vuelve a dispararse la carga de nuevo y te das cuenta que un proceso subido recientemente a producción hace te lo tira abajo. Intentas localizar al programador mediante el jefe de turno y no hay señales de él. Finalmente tu familia se queda sin sábado matutino y tu con cara de pringado.

La visión del desarrollador

Jueves por la noche, tu jefe de proyecto está que echa humo, la funcionalidad que le había pedido el superjefe para el lunes debe estar terminada como muy tarde esta noche para el viernes subirla a producción sea como sea. Así el viernes lo revisan el de calidad y se sube  a producción nada más dar su visto bueno. Llevas toda la puñetera semana trabajando más horas que un reloj y estás más quemado que la pipa de un indio. Nadie te agradecerá ni tu trabajo, y ni mucho menos te pagarán las horas extras. Finalmente el jueves a las 22.35 los pasa a calidad y te vas a casa a reponerte del día y descansar para estar fresco del veredicto de la gente de calidad. Los de calidad llevan toda la semana esperando esta subida y sólo tienen un día para su revisión, así que hacen lo que pueden en unas horas y validan aspectos funcionales básicos y por fin el viernes se sube a producción. Te sientes satisfecho, estás en plazo y lo has conseguido.

Desenlace

El lunes por la mañana se sientan el desarrollador y lo primero que se siente es una gran tensión, ya que el gran día se ha chafado, aquí tenemos al jefe de proyecto con cara de circunstancia porque tiene que dar explicaciones al superjefe por el fracaso de la puesta en producción. Por otro lado al desarrollador que ve cómo su esfuerzo de toda la semana ha sido en vano y al de sistemas porque se ha tirado todo el fin de semana estabilizando el sistema. Vamos todos contentos!

En estas circunstancias lo normal es que el desarrollador diga que su código es perfecto y el de sistemas que su sistemas son perfectos. Y el jefe ya no sabe lo que hacer con los dos para que se entiendan y encuentren una solución a este embrollo.

Bromas aparte, esta fábula tan chula basada en hechos reales nos hace ver lo absurdo que es esta rivalidad que no lleva a ninguna parte. Llevo años colaborando con desarrolladores, y lo siento chicos, pero he visto cómo un mal código puede llegar a tirar auténtico monstruos de plataformas. También he visto cambiar 4 parámetros en el servidor siguiendo las instrucciones de un blog técnico muy puntero y que también ha tirado todo el sistema. Todos somos humanos y nos equivocamos.

Rompo una lanza por esta gran familia que somos todos los profesionales TIC, porque cuando trabajamos juntos sacamos lo mejor de nosotros mismos. Cuando un desarrollador colabora con alguien de sistemas se crea pura magia, de verdad, magia auténtica. Cuando trabajan codo con codo analizando consultas, midiendo el impacto del código en sistemas y colaboran para encontrar problemas, o mejorar los tiempos de ejecución os aseguro que todo lo que salga de ahí será lo mejor. Por ello desde aquí animo a todos los desarrolladores y administradores de sistemas a colaborar más estrechamente, os aseguro que será todo mucho mejor. Dejad las típicas frases: «Yo no he sido, habla con el de sistemas que seguro que la ha cagado» o «Quién ha desarrollado esta mierda?». Esto no lleva a ningún lado. He trabajado para empresas como freelance donde he tenido que convertirme en un mensajero entre el departamento de sistemas y el de desarrollo simplemente ¡porque entre ellos no se hablaban!¡Esto es ridículo!

Estrechar la comunicación y la colaboración entre estas dos especialidades a mi me ha proporcionado momentos de éxito increíbles de los que me he sentido orgulloso. No concibo mi trabajo como arquitecto de sistemas sin tener en cuenta la colaboración de las personas que han creado el software que va a correr encima de mis sistemas. Por todo ello mando un mensaje a todos los que se encuentran entre trincheras y les animo a que salgan de ellas para trabajar en conjunto por un éxito común. Ambas partes son fundamentales y claves. «Nadie vale más que el otro y juntos valemos más que los dos por separado»