Seleccionar página

Hace algunos años en la empresa donde trabajaba pensé una manera de fomentar y poner en marcha ideas que pudieran derivar a modelos de negocio. Tal vez en aquella época no tenía la suficiente experiencia para crear un Canvas coherente, o definir un producto mínimo viable, o simplemente hacer una entrevista correcta a clientes potenciales. Hoy imagino que todavía no seré ningún gurú sobre la creación de una start-up, actualmente estoy luchando por crear la mía y mis sudores me lleva. Sin embargo hoy tengo la misma ilusión o más en conseguir mi sueño: crear la empresa donde me hubiera gustado trabajar y donde las nuevas ideas sean su motor.

Crear la empresa donde me hubiera gustado trabajar y donde las nuevas ideas sean su motor.

 

Hace poco encontré un texto que escribí para motivar a aquellos compañeros que como yo tenían incertidumbre sobre su potencial creador y sentían que podían hacer algo más por la empresa donde trabajaban haciendo realidad sus ideas. Este texto que escribí era parte de un plan de marketing interno para fomentar el emprendedurismo internamente. Finalmente este plan no se puso en marcha y yo me fui de la empresa en busca de mis propios horizontes. El texto decía así:

 

Bienvenido a bordo.

Si has llegado hasta aquí significa que deseas cambiar tu vida. Desde que saliste de la universidad todo el mundo te ha dicho que debes trabajar, trabajar y trabajar más para conseguir tus sueños. Sin embargo todos tus sueños no se han llegado a materializar porque todos tus esfuerzo se han dedicado a conseguir las metas que te indican, y no a tus metas personales. Este problema surge porque los objetivos empresariales no están alineados con los personales. La aventura que te ofrecemos es sentirte feliz con lo que haces y provocar un cambio en tu vida.

 

Los modelos empresariales del siglo XXI no pueden basarse en modelos definidos en la revolución industrial, estamos en la era del conocimiento y es realmente el conocimiento el valor que debemos explotar. Por ello empezamos sin jerarquías, sin posiciones de poder, sin imposiciones y sin discriminaciones, únicamente con ideas que quieren materializarse.  No hay lastres, ni prejuicios, esta oportunidad es una nueva historia en la que todos somos capitanes, tripulantes y pasajeros.

 

Creemos que materializar las ideas es el verdadero motor de la nueva industria, tenemos que crear nuevos modelos de negocio, tenemos que abrir la mente a otras metas y poco a poco sustituir valores pasados por nuevos conceptos: maneras de trabajar y de vivir donde la creación de valor venga a través de dar forma a nuestra creatividad.

 

En toda aventura hay peligros y nos vamos a enfrentar a ellos, todos tenemos miedos, sobre todo a equivocarnos, sin embargo los errores en este pasaje serán bienvenidos. Porque de las equivocaciones vamos a aprender, porque vamos a asumir que errar es el camino para lograr nuestro objetivo. Cambiaremos de rumbo, de cielos y hasta de avión, somos libres para hacer lo que queramos y se lo mostraremos al mundo.

 

Quieres saber más…. embárcate.

Hoy lo leo y me alegro mucho de haber luchado por mi sueños y dar el salto. A pesar de las caídas siempre me he vuelto a levantar para seguir adelante. Emprender en estos tiempos no es un trabajo, es un modo de vida, y romper estereotipos ha sido muy duro para mí. Estoy seguro que será muy duro para ti. Mucho ánimo!

 

emprendedor